Entrantes · Sopas y cremas

Sopa de miso (para el alma)

dsc00447

El miso es una pasta de soja fermentada con el hongo koji, que puede estar hecha con arroz, cebada o solo soja. Hay muchas variedades y tiempos de fermentación. Por ahora os diré que es un alimento-condimento que viene de Japón y que al estar fermentado es súper nutritivo. Además se está poniendo muy de moda. A nosotros nos encanta comer esta sopa en invierno y la suelo hacer cuando estamos malos porque nos pone a tono rápido. Además es súper fácil.

Ingredientes:

-tres o cuatro setas shiitake

-un puñado de hojas de espinacas

-fideos de arroz chinos (un paquete de 250)

-3/4 litro de agua o caldo de verduras

-mugi miso (el de soja y cebada)

-el tallo de una cebolleta

-jengibre fresco (no en polvo)

-un limón

-pimienta negra recién molida

-tamari o salsa de soja (opcional)

-tofu en dados (opcional)

Preparación:

Limpia y corta las setas en tiras no muy finas. Echa un poco de aceite en una cazuela, o en un wok y saltea los dados de tofu. Reserva. Saltea a fuego fuerte las setas hasta que cojan un poquito de color. Después, vierte el agua y espera a que hierva. Añade los fideos y aparta del fuego. Añade tres o cuatro cucharadas soperas de miso (si te gusta más fuerte, añade cuatro): para que se diluya bien el miso la mejor manera es echar las cucharadas en un colador grande e ir mojándolo en el agua de los fideos mientras remueves y aplastas la pasta con una cuchara hasta que hayas añadido todo. El miso hay que añadirlo fuera del fuego porque es muy sensible al calor y nos lo queremos comer con todos sus nutrientes. Remueve los fideos para que se mezcle todo. A continuación echa pimienta, el zumo de medio limón y jengibre rayado (como una cucharada grande de jengibre). Pruébala y si hace falta añade un chorrito de tamari.

El resto de ingredientes se colocan en los cuencos. En cada cuenco coloca tres hojitas de espinaca cruda (que se harán con el calor de la sopa), y unos dados de tofu salteado, vierte la sopa y añade unos trocitos de tallo de la cebolleta que habrás picado muy fina. Si te gusta, puedes echar más zumo de limón y otro toque de jengibre a cada cuenco. Y ya está lista.

Yo hay veces que simplemente caliento agua en una taza, añado una cucharada de miso y le echo zumo de limón, jengibre rallado, pimienta y cebolleta y me la bebo. Me encanta!

Un comentario sobre “Sopa de miso (para el alma)

Los comentarios están cerrados.