Esta soy yo·veganismo

El día de la tierra: que alguien haga algo

Bolsas reutilizables y pajitas de metal www.losveganossomosgentecasinormal.com
Bolsas de plástico reciclado y pajitas de metal (son de rebellum store )

Mañana  es el día de la tierra. Y como ya sabéis, yo opino que somos responsables de nuestros actos y decisiones. Y que cada cosa que hacemos y que compramos es todo un posicionamiento con muchos efectos colaterales que tendemos a ignorar pero que, aún así, nos afecta de una manera u otra.

Además, creo que ya está bien de quejarnos en redes sociales de lo mal que lo hacen las instituciones o la “gente” (esa gente abstracta que por lo visto no es nadie), de indignarnos a través de la pantallita del móvil y escribir “que alguien haga algo” o “es que el gobierno debería hacer tal o cual cosa”.

En lugar de pedir que alguien haga algo, deberíamos responsabilizarnos nosotros de la parte que nos toca. Y me refiero a todo. Basta ya de ser unos niños que esperamos que venga un adulto a ponernos límites o a sacarnos las castañas del fuego. Vemos lo que sucede a nuestro alrededor, pero no hacemos nada. Pensamos que hacer algo implica acciones grandilocuentes o medidas drásticas y sin embargo para cambiar las cosas sólo hay que hacer pequeños gestos . Quejarse no sirve de nada. Haz algo.

Esto es, si ves imágenes de cerdos ahogándose tras las riadas, en lugar de criticar que nadie hace nada, primero piensa qué estás haciendo tú y qué podrías hacer. Criticar, desde luego, no ayuda. Si todos hiciéramos lo que está en nuestra mano para cuidar nuestro entorno, el gobierno no tendría nada que legislar al respecto.

Si ves imágenes de ballenas muertas por haber comido plástico y te dan pena y te indignas, no esperes a que el gobierno tenga que prohibir los plásticos de un solo uso para dejar de usarlos. Cómprate bolsas de tela reutilizables, o un carrito de la compra para no usar más plástico. Intenta comprar productos que no vengan envasados, ni fruta que esté empaquetada. Yo uso bolsas de tela grandes y ahora he comprado bolsas pequeñas para comprar la fruta y la verdura a granel sin necesidad de bolsas de plástico. Ah, y unas pajitas de metal. Mi hijo me ha dicho que voy a ser la rara de la pajita, por ir con ella en el bolso. Me da igual. Siempre he sido la rara y me encanta.

Si sube la contaminación en tu ciudad y se prohíbe la circulación de coches para reducirla y te indignas mientras coges el coche a diario para recorrer distancias que bien podrías recorrer a pie, piensa que podrías andar un poco más y contaminar un poco menos. O recurre a la bicicleta como medio de transporte. Ir en bici es una gozada. Y encima te pones en forma.

Si te indigna el trato que viste que recibían los cerdos en la granja de El Pozo, no pidas al gobierno que tome medidas de control, sería mucho más efectivo que las tomaras tú. Dejando de consumir productos o reduciendo su consumo, no sólo de esa marca, sino de cualquiera que explote animales. Yo me hice vegana por eso.

Si te da vergüenza ver basura cuando vas a la playa o al campo en lugar de ofenderte y seguir tu camino, recógela aunque no sea tuya. No esperes que venga “alguien” a recogerla o que la “gente” deje de tirarla. Hazlo tú. La tierra es tan tuya como de cualquier otro.

Si te da pena cuando lees una noticia de animales deprimidos o que mueren en los zoos (o que los matan por criterios inexplicables) deja de ir a ese tipo de recintos o cualquier espectáculo con animales, en todos ellos los animales han sido y son maltratados y viven encerrados. Al comprar la entrada, eres cómplice.

Si te da pena que se cierren comercios locales en tu ciudad piensa que en muchos casos es porque anteponemos el dinero a la calidad y a la ética. Al buscar el mejor precio, lo que nos ahorramos nosotros lo está pagando alguien en otro lugar. O porque tienen unas condiciones laborales pésimas y se les explota, porque en la fabricación de los productos no se tiene en cuenta el coste ambiental y se vierten todo tipo de residuos al entorno (que suele estar bien lejos, para que no nos enteremos de nada) o porque los materiales utilizados son tóxicos para nosotros. Y luego, con unas campañas publicitarias estupendas de gente sonriente y feliz nos lo venden absolutamente todo. Por cierto, en eso los publicitas también deberían asumir la parte que les toca. Tenemos que apoyar marcas sostenibles, artesanales, que fabriquen en buenas condiciones respetando a los trabajadores. Marcas que no plagien ideas de otros y se lucren a base de producción en masa contaminante. No caigamos en la trampa del precio. El precio lo estamos pagando de otra manera y es uno muy alto.

En definitiva: en el día de la tierra menos quejarse y más actuar con conciencia. En vez de pedir que alguien haga algo, piensa que ese alguien eres tú. Ya es hora de actuar.

4 comentarios sobre “El día de la tierra: que alguien haga algo

  1. Qué razón en todo…
    Yo también siempre he sido la rarita que de niña reciclaba el albal del almuerzo, luego lo llevaba en una bolsita reutilizable y llevaba servilleta de tela y ya si que era la más rara entre las raras, dejar el coche lo mejor que he hecho!!

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s