veganismo

La inteligencia de los animales

Cerdita cuqui www.losveganossomosgentecasinormal.com

El otro día vi un vídeo encantador de una cerdita a la que le habían colocado delante un círculo y un cuadrado. Su dueña le decía “círculo” y la cerdita iba al círculo y lo tocaba con el morro. La dueña le decía “cuadrado” y ella, pizpireta, corría hacia el cuadrado del suelo y lo tocaba con su nariz. Por un momento pensé “qué animales tan inteligentes, para que luego digan que no lo son” pero al poco tiempo pensé “y para qué (narices) quiere una cerdita distinguir figuras geométricas? (salvo para entretener a imbéciles como yo que vemos el vídeo maravillados).

Y me puse a pensar en uno de los argumentos que utilizamos a veces para defender a los animales y que no se los coman: “que son inteligentes” que si hay estudios, que si reconocen caras, que si entienden órdenes, que si se comunican, que si distinguen unas caras de otras…en fin. Todas esas cosas a las que recurrimos para convencer a la gente de que se merecen un respeto. Y resulta que todos los parámetros que utilizamos para determinar si un animal es inteligente o no son cualidades humanas. Quiero decir que decidimos si un animal es listo (y digno de nuestro respeto) o no en función de que:

a) nos obedezca y haga la chorrada que se nos haya ocurrido en ese momento o

b) posea una cualidad que nosotros también tengamos.

c) identifique nuestros códigos, símbolos o señales

d) seamos capaces de entender los porqués de su comportamiento (si no lo entendemos es que no siguen ninguna pauta, como si nosotros fuéramos capaces de entenderlas y abarcarlas todas).

Es decir, que se nos parezca en algo o sea comprensible para nosotros. Cuantas más cosas sepa hacer el animal que nosotros también hagamos, más inteligente lo consideraremos.

Da igual que un animal nos entienda o no, que se pueda comunicar o no, que sepa lo que es un cuadrado (súper útil para sobrevivir) o un círculo. Da igual. Los animales poseen otras aptitudes y cualidades que nosotros, con nuestros sentidos limitados y nuestra soberbia, somos incapaces de ver y valorar porque no lo entendemos. O sea, todo lo que nosotros sabemos hacer es = inteligencia. Lo que no sabemos ver ni entender queda fuera de nuestra catalogación y sencillamente negamos su existencia o lo despreciamos. Esto lo hacemos con todo. Porque hoy en día todo lo que no encaje en nuestro esquema (establecido por nosotros mismos con unos sentidos muy limitados y unidades, formas y aparatos de medir las cosas inventadas también y acordadas por nosotros, muy objetivo todo) es considerado peor, inferior o que no merece nuestra consideración.

¿Por qué necesitamos saber si un animal es inteligente o no para respetarlo? ¿Por qué no podemos respetarlos simplemente por el mero hecho de existir y habitar este maravilloso planeta? ¿Qué más da que entendamos o no lo que hacen y por qué lo hacen? ¿qué mas da si cuidan a sus crías como nosotros o no? ¿si actúan como nosotros o no?

¿Por qué tenemos que pasarlo todo por nuestro filtro de mentes limitadas? Me niego a usar el argumento de la “inteligencia”. ¿Qué es inteligencia? -saber obedecer cuando te lo dicen para que te den un premio? ¿que el animal se haga entender por el humano? Creo que lo que nosotros entendemos por inteligencia no tiene NADA que ver con los animales. ¿Que queremos establecer paralelismos para empatizar? -muy bien. Pero sigo pensando que no tienen por qué responder ante nuestras ridículas pruebas ni estudios ni comparaciones entre perros, cerdos, delfines, ni niños.

Debemos respetar a los animales porque son tan parte de este mundo como nosotros. Merecen ser libres porque existen en él, más allá de nuestra constante necesidad de clasificación (esto lo hacemos también con nuestros hijos, cualquiera que tenga hijos en edad escolar lo sabe: todos tienen que pasar por el mismo aro y al mismo tiempo para ser catalogados como “listos”).

Nosotros nos creemos tan superiores que nos atrevemos a catalogar a las demás especies en función de si se parecen a nosotros o no o si tienen cualidades similares a nuestras (paupérrimas) cualidades. No sabemos volar, tenemos una vista mediocre, somos lentos, débiles…pero tenemos un súper cerebro (que usamos mal y poco). Eso es lo que nos hace creernos diferentes y con muchos derechos sobre las demás especies a las que consideramos inferiores por ser distintas.

Pero ahora que lo pienso, eso también lo hacemos entre nosotros, entre humanos. Miramos por encima del hombro a cualquier persona que consideremos inferior por ser distinta: distinto partido, clase social, ideología, nacionalidad, puesto de trabajo, sexo…bueno, por lo menos entre nosotros no nos comemos, sólo nos despreciamos. Es un alivio…

Lo que quiero decir es que dan completamente igual los estudios y experimentos que digan que los animales son más o menos listos. Dejar de comer animales no es una decisión que se basa en informes ni en números, sino en el corazón, en el sentir que nosotros somos ellos. La empatía, el respeto y el amor a los animales es independiente del lugar que creamos que ocupan en nuestra escala del mundo. Nuestra escala no es la suya, ellos están en la tierra por derecho propio, más allá de nuestras normas, reglas, moral, prejuicios o intereses. 

6 comentarios sobre “La inteligencia de los animales

  1. El artículo es genial, me ha encantado sobre todo el final. La capacidad de sufrir y sentir dolor de los animales debería ser el aspecto principal a tener en cuenta, independientemente de su inteligencia según nuestras medidas.

    Me gusta

  2. Bueno…la capacidad de sufrir también lleva implícito el “como nosotros”. Pero creo que la decisión de respetarlos (y no comérnoslos) es más profunda. Gracias por tu comentario!

    Le gusta a 1 persona

  3. Por curiosidad, al considerar el trato de los humanos hacia los demás animales, ¿qué crees que estaría por delante del hecho de que ellos son seres vivos con capacidad de sentir y sufrir? Para mí esa es la base, por eso pregunto 🙂

    Le gusta a 1 persona

  4. No creo que sea una gradación, creo que es una combinación del simple hecho de que ellos existen y de que nosotros somos un ser más, sin derechos sobre los demás seres y eso debería ser suficiente para respetarlos. Pero entiendo que su capacidad de sufrir y sentir sea un argumento clave porque nos hace empatizar mucho más con ellos. Y creo que sí sienten, por supuesto!

    Le gusta a 1 persona

  5. Desde que vi tu primera respuesta he estado dándole vueltas al tema y es cierto que, aunque su capacidad de sentir sea importante, hay algo más detrás de ese respeto (los árboles, ríos, etc. no tienen esa capacidad de sentir, y eso no implica que no debamos respetarlos). Gracias por contestar, es un placer leerte, como siempre.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.